viernes, 11 de febrero de 2011

Los Obscenos de Siempre.

Tu silueta se dibuja en el cristal. Tengo tanta, tanta pena. No quiero que mi último recuerdo tuyo sea ese cuerpo, tan frío, donde ya no existes.

Además llegaron ellos, uno a uno te observan entre risitas y chistes... son los mismos que nunca te tendieron la mano, los curiosos de siempre… los cínicos, obscenos, de siempre…

Luego debo recibirlos afectuosamente, soportar sus condolencias, mostrarles tu carita, pálida, en el cristal y llorar de dolor para ellos, para que puedan decir:
- "Si, él de verdad la quería"…

No hay comentarios:

Publicar un comentario